SHARE
Líder del proyecto Procas de la CAR, enseñando a algunos agricultores sobre la renovación de praderas
En un día de campo, los productores agrícolas lograron aprender sobre las ventajas de sembrar con abono verde, generando mínimos impactos al suelo

Nuevas técnicas para la siembra de papa, maíz y arveja causando el menor impacto al suelo, fue el aprendizaje de120 productores del municipio de Fúquene queparticiparon en el día de campo liderado por el Proyecto de Conservación de Agua y Suelo-PROCAS como parte del proceso de siembra de cultivos sobre sobre abono verde con labranza mínima.

Abono verde y labranza mínima es una técnica que consiste en hacer una cincelada en el suelo sin el uso del tractor, hacer la siembra de avena, la cual después de tres meses cuando se logra un tamaño considerable, se corta para introducirla al suelo y sin hacer otra intervención, se hace la siembra de papa, maíz y arveja.

“La nueva alternativa permite proteger el suelo, generando el mínimo impacto a este recurso natural, mantener la producción en los cultivos y al mismo tiempo, disminuir costos económicos al sembrar con cobertura, pues se ahorran en horas de tractor”, indicó Augusto Cortes profesional especializado de PROCAS.

Es decir que, con las técnicas tradicionales de arado utilizado para la siembra, el terreno queda expuesto, especialmente en época de lluvias, donde se genera arrastre y erosión, mientras que, con labranza mínima, la avena actúa como un colchón donde el goteo no llega directamente al suelo y minimiza los efectos

Tomado de: Corporación Autónoma  Regional de Cundinamarca.

LEAVE A REPLY