SHARE
magen de referencia.Pixabay

El hallazgo se hizo en el Páramo de San Pedro en la Sierra Nevada de Santa Marta. La preocupación es porque el cóndor andino es una especie casi amenazada.

Una comisión enviada por Parques Naturales Nacionales (PNN) llegará hasta Ciénaga, Magdalena, para hacer los estudios correspondientes y determinar cuál fue la causa de la muerte de dos cóndores andinos en la Sierra Nevada de Santa Marta.

El hallazgo se hizo en el sector de Las Lagunas, cuenca del río Sevilla, el cual es jurisdicción del municipio de Ciénaga, en donde ejercen  la autoridad ambiental el PNN Sierra Nevada de Santa Marta y el Resguardo Indígena Kogui-Malayo-Arhuaco.

Por tanto, las autoridades del Resguardo y la Corporación Autónoma Regional del Magdalena (Corpamag)  se desplazarán hasta el sitio que está a dos días del casco urbano del municipio, para las indagaciones.

Según informó el jefe del PNN Sierra Nevada, Tito Rodríguez, la idea es que estas personas recolecten información primaria tomando muestras en los cóndores y posteriormente trasladarlos al laboratorio para determinar la causa de su muerte.

El alcalde municipal, Edgardo Pérez Díaz, fue quien alertó a la autoridad ambiental sobre el lamentable hallazgo en el Páramo de San Pedro, en Ciénaga.

Los animales, que son símbolo nacional de Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia y Chile, fueron encontrados junto al cuerpo de una res, por lo que las hipótesis apuntan a un envenenamiento por carroña.  

El alcalde manifestó su preocupación por la situación, siendo que el cóndor andino está declarada como especie casi amenazada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

“En el caso de la Sierra Nevada el reporte que hay de cóndores existentes es de entre 40 y 50”, indicó Pérez a Blu Radio. Explicó, además, que la zona está siendo colonizada por campesinos, quienes llegan con animales de cría que “de cierta forma han afectado el equilibrio natural”.

OTROS CASOS

Recientemente, fueron hallados 34 cóndores muertos, que aparentemente habrían sido envenenados por crianceros de la zona, en la localidad de Los Molles, en Malargüe (Argentina).

“El envenenamiento de animales de carroña se realiza desde tiempos ancestrales para cuidar al ganado mayor que va a realizar las veranadas a alta montaña”, explicó el portal Los Andes, quien desarrolló la noticia.

Esta cantidad de cóndores muertos representa la mitad de los ejemplares que quedan en Ecuador. Los cóndores solo ponen un huevo cada dos años y con la muerte de ejemplares adultos habría que esperar que los jóvenes alcancen la etapa fértil.

Tomado de: Periódico El Espectador.

LEAVE A REPLY