SHARE
Humedal Neuta, municipio de Soacha

Por tratarse de una de las fechas ambientales más importantes para el territorio cundinamarqués, se debe hablar de sus necesidades, su estado actual y el trabajo por su recuperación y preservación a lo largo del Territorio CAR. 

Durante el 2017 y dentro del Plan de Acción 2018, la Corporación implementa estrategias técnicas y socio ambientales en humedales de gran importancia por su ubicación y dinámica ambiental estratégica, como lo son: Guaymaral en la sabana norte de Bogotá, Neuta, El Vínculo, Santa Ana, Tibanica y Tierra Blanca en el municipio de Soacha, Los Tunjos en límites de Bosa, Gualí en el occidente de la sabana de Bogotá, sobre los municipios de Funza, Tenjo y Mosquera, los Patos en Tocancipa, El Yulo en Ricaurte Cundinamarca, Nuevo Colon en Boyacá, Laguna Verde en Zipacón, Humedal La Florida al noroccidente de Bogotá vía Funza, La Herrera en el municipio de Mosquera entre otros.

En estos ecosistemas de humedal ya se han adelantado procesos de vinculación con la comunidad y el apoyo de las administraciones municipales, ONG ambientales, empresas vinculadas al Plan Padrino de Humedales, colectivos sociales, fundaciones entre otros; permitiendo que en la actualidad más de 10.000 personas entre niños y adultos de todas las edades en Cundinamarca, estén vinculados a programas que propenden por la recuperación y protección de los humedales como una tarea fundamental para enfrentar las principales amenazas para estos ecosistemas como lo son: los efectos del cambio climático, las construcciones legales e ilegales que invaden su ronda, los rellenos con escombros o basuras, conexiones de aguas residuales y de residuos mal planificados.

Es por eso, que a través de la inversión en equipos y maquinaria, se está trabajando para recuperar los espejos de agua, zonas de ronda y capacidad hídrica y las condiciones propias de estos ecosistemas. Todo esto ligado al aporte de la empresa privada y las alcaldías municipales quienes han permitido que hoy en  sectores vecinos a estos humedales , ya se hable de planes de educación ambiental que permiten por ejemplo que hoy sectores como la Laguna de Pedro Palo en el municipio de Tena,  Guali, Tres Esquinas y Lagunas del Funche, Laguna verde del municipio de Zipacon, , La Herrera  en Madrid, el Yulo en Ricaurte, Santa Ana y El Vínculo en Soacha inicien procesos de reconocimiento y recuperación espacios, a partir de la comunidad que se beneficia de ellos.

Algunas funciones ecosistémicas de los humedales

Según la convención de Ramsar, estos ecosistemas cumplen una función esencial para el equilibrio de las especies y los servicios ecosistémicos que proporcionan. Entre ellos, se encuentra el suministro de agua dulce, alimento, control de los niveles del agua de los ríos, recarga de agua subterránea y mitigación al cambio climático.

Del mismo modo y gracias a la variedad vegetal y riqueza acuífera, funcionan para limpiar el aire al interior de entornos urbanos, lo que permite incrementar el bienestar de la salud humana. De esta manera, son clave en el fomento del bienestar social de comunidades citadinas. Para la Corporación y a partir de los lineamientos de la convención Ramsar, es fundamental el uso racional de todos los servicios que son proporcionados por los humedales, esto es “el mantenimiento de sus características ecológicas, logrado mediante la implementación de enfoques por ecosistemas, dentro del contexto del desarrollo sostenible”.

Es importante mencionar que Colombia es reconocida por poseer ecosistemas estratégicos en el ámbito mundial. De los 31.702 humedales identificados en el territorio colombiano, tan sólo 6 áreas han sido declaradas como sitios Ramsar o humedales de importancia Internacional. Se estima que cerca del 87% de la población colombiana habita zonas de humedal.

 

 

Tomado de: Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca.- CAR

LEAVE A REPLY