SHARE

La Justicia de Córdoba embargó por 300 mil pesos a Hugo Alberto Rojas Jutton por matar a la perra de su vecino en mayo pasado, mientras esperan que la causa se eleve a juicio oral. El caso conmocionó a la provincia meses atrás y el acusado está imputado por “infracción a la ley contra la crueldad animal, daño y amenazas”.

?Todo ocurrió el 26 de mayo en el barrio Ituzaingó, mientras varios niños jugaban al fútbol en la calle Gutenberg al 5400. El hombre, que estaba haciendo un asado en su casa, salió enfurecido de su patio incriminando a la perra, llamada “Kika”, de haberse comido parte de la carne.

En ese momento sacó un arma y le disparó en la vereda delante de su dueño, un nene vecino de 10 años, quien estaba jugando con sus amigos y sufrió un shock emocional ante el acto de violencia.

“Mi hijo tiene pesadillas. Se quedó con el trauma de que nunca pudo ayudarla. No se olvida de su mirada”, contó Ivana Mansilla, mamá del chico y parte de la querella junto a la Fundación Sin Estribo. Además, agregó que Rojas, quien sería chofer de colectivo, le dijo al niño que “le pague el asado o limpie la sangre”.

LEAVE A REPLY