SHARE

Expertos afirman que estos compuestos contribuyen hasta el 12 % de las partículas PM 2.5 esparcidas en el aire (las más pequeñas y nocivas), y entre los artículos que recomiendan regular se encuentran también insecticidas y productos de limpieza.

“Hay que establecer políticas para regular estas fuentes de contaminación indirecta, puesto que ya se han tomado medidas estrictas para la contaminación que generan los vehículos y la quema de carbón, que contribuyen a casi la mitad de las partículas 2.5”, comentó el investigador del Instituto de Física Atmosférica de la Academia de Ciencias de China Wang Genchen.

Según explicó, estos compuestos no producen directamente las partículas PM 2.5, sino que se suman a ellas tras generar otras partículas debido a una serie de reacciones físicas y químicas.

Un estudio de la Oficina de Protección Ambiental Municipal de Pekín ya advirtió en mayo de que la proporción de contaminación causada por las actividades de la vida cotidiana está aumentando en la capital china, aunque esta proporción disminuye en invierno cuando se empieza a quemar carbón para las calefacciones.

Otro experto, Tang Xiaoyan, subrayó también la importancia de no ignorar estas fuentes “menos significativas” y recordó que antes de los Juegos Olímpicos de Pekín (2008) incluso las lavanderías tuvieron que cerrar sus tiendas por su uso de químicos para mejorar la calidad del aire de la ciudad.

LEAVE A REPLY