SHARE

Desde el pasado 20 de diciembre, la Amazonia colombiana cuenta con una nueva área protegida que tendrá la categoría de Parque Natural Regional. Esta área se encuentra ubicada al norte del departamento de Caquetá, entre los municipios de Florencia, Doncello, el Paujil, Puerto Rico y San Vicente del Caguán, donde nacen los ríos Caguán Alto, Guayas y Orteguaza que hacen parte de la cuenca Amazónica. Su paisaje se caracteriza por la presencia de ecosistemas de páramo, bosque alto andino y sub andino, importantes por la provisión de distintos servicios ecosistémicos.

Los páramos de Miraflores y de Picachos, y buena parte de los bosques que los circundan, contribuyen al bienestar de quienes habitan las zonas medias y bajas de la Amazonía. Por esta razón Corpoamazonia, en su calidad de autoridad ambiental, identificó los objetivos comunes con las comunidades aledañas a la zona y firmó acuerdos que le apuestan a la conservación y manejo adecuado del área.

Esta nueva área protegida, que abarca 106.554 hectáreas del departamento de Caquetá, es la número 55 en la categoría Parque Natural Regional y corresponde a la primera área protegida que designa CORPOAMAZONIA en sus 25 años de gestión. Además, es el área de mayor extensión declarada en esta categoría por una autoridad ambiental regional.

¿Por qué es necesario conservar Miraflores y Picachos?

“Conservar los páramos y bosques del piedemonte Andino Amazónico Caqueteño permite la protección de casi 100.000 hectáreas de bosque en una zona de gran biodiversidad, además garantiza la oferta de agua para los pobladores de la región y contribuye a la regulación del clima mundial”, afirma Carlos Mauricio Herrera, especialista en planeación de áreas protegidas de WWF Colombia.

Para las comunidades de las zonas aledañas, esta declaratoria es una oportunidad para poder solucionar problemáticas históricas en el ordenamiento del territorio, como la propiedad de la tierra y el uso del suelo. Sin embargo, para que la conservación de la zona sea sostenible es importante que las personas vecinas al Parque Natural Regional sean aliados y hagan parte del manejo y administración.
Con la declaratoria de este Parque Natural Regional se minimizan las presiones sobre este territorio, entre las cuales se identifican: el avance de la frontera agropecuaria y la vía existente entre Algeciras y el corregimiento de Santana Ramos (ubicada en el municipio de Puerto Rico) facilitando el acceso a la extracción de recursos naturales y posibles asentamientos, entre otras.

LEAVE A REPLY