SHARE

Las generaciones futuras se exponen al efecto de una “bomba de relojería” ambiental si el calentamiento global tiene un efecto significativo en las reservas de aguas subterráneas esenciales.

Es la conclusión de un equipo internacional liderado por un investigador de la Universidad de Cardiff que, por primera vez, proporciona una visión global de lo que sucederá si nuestros sistemas de aguas subterráneas comienzan a ver cambios en su reposición.

En un nuevo artículo, el equipo de investigación ha demostrado que en más de la mitad de los sistemas de agua subterránea del mundo, podría llevar más de 100 años que los sistemas de agua subterránea respondan completamente al cambio ambiental actual.

El agua subterránea, que se encuentra bajo tierra en las grietas y los poros del suelo, la arena y la roca, es la mayor fuente de agua dulce utilizable del mundo, y más de dos mil millones de personas la utilizan como fuente de agua potable y de riego. Los recursos de agua subterránea se reponen predominantemente a través de la lluvia en un proceso conocido como recarga.

Al mismo tiempo, el agua sale o descarga de los recursos de agua subterránea a los lagos, arroyos y océanos para mantener un equilibrio general. Si hay un cambio en la recarga, por ejemplo, debido a una reducción en las precipitaciones como resultado del cambio climático, los niveles de agua en el suelo comenzarán a cambiar hasta que se logre un nuevo equilibrio.

Sin embargo, aún quedan preguntas sobre cómo las aguas subterráneas se verán específicamente afectadas por el cambio climático futuro, y dónde y cuándo ocurrirán los cambios.

LEAVE A REPLY