SHARE

La Dirección de Bosques, Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS) levantó parcialmente la prohibición para el comercio del caimán aguja o caretabla. Esta medida, anunciada en la resolución 2298 de 2018, fue tomada luego de varios estudios que mostraron que las poblaciones de esta especie llegaron a un equilibrio y garantiza su permanencia a largo plazo.

El levantamiento parcial de la veda se dará en los manglares de la bahía de Cispatá, Tinajoes, La Balsa y sectores aledaños, en Córdoba. Según la resolución, será exclusivo y restringido a sus huevos y se permitirá “únicamente a los grupos de comunidades locales de la zona, autorizados por la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y San Jorge en el Plan de Manejo Específico. Quedará restringida a particulares o entidades”.

Esta recolección solo se podrá llevar a cabo con una autorización previa entre enero y abril en las zonas establecidas. Los huevos deberán llevarse a incubación controlada, con el fin de obtener una proporción de individuos de ambos sexos para repoblación en el medio silvestre. Sin embargo, se abre la posibilidad de que un porcentaje aproveche las pieles y las comercialice.

Al levantar parcialmente esta veda, según lo estipulado en la resolución, el Gobierno se compromete a hacer un seguimiento y monitoreo a las poblaciones de esta especie, ya que en 2002 había entrado a la categoría Peligro Crítico por su alta probabilidad de extinción. Pero, debido a las medidas de conservación implementadas, fue declarado En Peligro según el Libro rojo de reptiles de 2015.

LEAVE A REPLY