SHARE

Un gran daño ambiental ocasionó en las últimas horas el atentado que se registró contra la infraestructura del oleoducto Caño Limón-Coveñas, en la tarde de este martes, en zona rural de Teorama, municipio de Norte de Santander.

De acuerdo con las autoridades, el derrame de crudo contaminó varias fuentes de agua entre las que se encuentra la quebrada conocida como La Llana.

Además, la mancha de hidrocarburo ya llegó al río Catatumbo, lo que tendría un impacto en el suministro de agua en las poblaciones de la región. A esta contaminación se suma el daño a varias hectáreas de tierra, así como a los cultivos y animales.

Ante esta emergencia, Ecopetrol viene adelantando un plan de contingencia para atender la afectación e hizo un llamado a la comunidad de la zona para que no se acerquen al sitio del atentado ni tomen agua de la quebrada ni utilicen elementos que puedan generar chispas.

La compañía rechazó “enfáticamente” las acciones delictivas que se vienen realizando contra la infraestructura petrolera del país ya que “ponen en riesgo la integridad de las personas, afectan gravemente el medio ambiente, impiden el bienestar de las comunidades y el normal desarrollo de las actividades petroleras”.

Los ataques contra la infraestructura petrolera se han incrementado en 2019. En lo corrido del año se han registrado diez atentados en el país, donde siete fueron contra el oleoducto Caño Limón-Coveñas y tres contra el oleoducto Transandino.

Solo en esta semana se han registrado tres atentados. En la mañana de este martes, Ecopetrol también había reportado un atentado al oleoducto Mansoyá Orito, en el municipio de Orito (Putumayo), mientras que el pasado domingo el oleoducto Caño Limón Coveñas sufrió una voladura en el departamento de Arauca.

LEAVE A REPLY