SHARE

Entre tanto, la región se prepara para el comienzo de la primera temporada de lluvias.

Luego de que el viernes las autoridades ambientales retiraran el estado de alerta por calidad del aire en el Valle de Aburrá, este jueves volvieron a empeorar los niveles de partículas contaminantes.

Dieciséis estaciones de monitoreo reportan color naranja, es decir, que el aire es dañino para grupos sensibles como niños y mujeres embarazadas.

Las estaciones con mayor cantidad de material particulado o contaminante son las que están instaladas en los municipios de Caldas y Girardota, así como la del barrio Aranjuez, en Medellín.

En este momento, el Área Metropolitana mantiene el estado de prevención. Desde las autoridades ambientales se tenía pronosticado que esta semana fuera una de las más complejas en calidad del aire. No se descarta que se vuelva a decretar el estado de alerta después de analizar el comportamiento de las estaciones.

LEAVE A REPLY