SHARE

Sabemos que de acuerdo al Plan Nacional de Desarrollo se busca incrementar la actividad económica en determinadas partes del país, pero no podemos llamar desarrollo a la destrucción de los ecosistemas que nos dan la vida. La construcción de una obra de tal magnitud significaría la destrucción de más de 1000 hectáreas de manglar y selva chocoana, acabando con la vida de miles de especies endémicas, desplazando migraciones, contribuyendo a la desertificación y calentamiento extremo que está viviendo el planeta y fuera de eso alterando la economía sostenible que hoy en día practican miles de habitantes de la zona.

Así parezca un lugar lejano, este ecosistema hace parte de un todo, de un proceso a lo ancho y largo del planeta necesario para mantener la vida. Si seguimos destruyendo estos sitios en pro del “desarrollo”, ¿qué nos va a quedar?, ¿de qué nos va a servir generar empleo e ingresos para la gente y el estado si no tenemos agua, comida o un aire respirable?

En pleno siglo XXI está demostrado el impacto del ser humano sobre el medio ambiente y es responsabilidad de todos nosotros como especie reducir al máximo la huella que dejamos sobre este. Estamos justo a tiempo de evitar una catástrofe mundial y depende de ustedes, de los líderes de los gobiernos alrededor del mundo, llevarnos por el buen camino hacia un futuro sostenible y viable.

Estamos seguros de que sus hijos y nietos les agradecerán una selva limpia, sana y generadora de oxígeno mucho más que un puerto que traiga mercancías o ingresos del exterior. Creemos posible el impulso económico sostenible, sin necesidad de pasar por encima de la vida y el futuro. Confiamos en ustedes.

Por el tiempo de leer esta carta, pero sobre todo por pensar en el planeta como el único lugar que tenemos, gracias.

¿Por qué es importante esto?

Para construir el Puerto Tribugá en Nuquí, Chocó, es necesario hacer una carretera en medio de la selva, pasando por la Serranía del Baudó, habría que destruir la mitad del manglar de Chocó y acabar con la visita de 1,500 ballenas, interrumpiendo su migración anual.

La serranía del Baudó se encuentra en el corazón del Chocó Biogeográfico, es uno de los Hot Spots de biodiversidad del planeta (el único que tiene Colombia). Es un punto de origen y concentración de gran cantidad de especies endémicas (es decir que solo existen ahí). Y gracias a la codicia que caracteriza a la mayoría de los tomadores de decisiones de este país, vamos a destruirlo con un puerto que además es innecesario, pues los puertos existentes están siendo sub utilizados.

Habiendo sido aprobada por la Cámara de Representantes, pidámosle al senado frenar esta iniciativa, hagámosles caer en cuenta del terrible error que cometerían aprobando la construcción de este puerto y luchemos por un desarrollo sostenible en todo el planeta. Aportemos así sea con una firma.

Amigos del nuevo mundo, amigos de las nuevas generaciones, somos nosotros los llamados a replantear el concepto de “desarrollo”. ¡Paremos de destruir el planeta por favor!

LEAVE A REPLY