SHARE

El papel esencial de la abundancia y diversidad de los polinizadores para la producción de alimentos, la nutrición y bienestar de las personas, la necesidad de abordar las amenazas a los polinizadores y la polinización y la contribución de este servicio a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, son aspectos resaltados en la reciente evaluación global de la polinización animal corno servicio regulador de los ecosistemas, realizada por la Plataforma Intergubernamental Científico–Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (Ipbes).

Aunque se reconoce el papel fundamental de los polinizadores, y a su vez se cuenta con evidencia de su disminución y los efectos que esto genera, aún no se han tomado medidas en términos políticos y prácticos que permitan una gestión viable y efectiva tendiente a su conservación. Adicionalmente, la importancia de este servicio ecosistémico es poco conocida por la sociedad y así mismo se desconocen las amenazas y la vulnerabilidad en que se encuentra.

Es fundamental hacer evidente el rol del sector agrícola, el cual, siendo eficiente por medio de la adopción de prácticas ambientalmente compatibles, garantiza este servicio. Acciones relacionadas con la normativa para utilizar agroquímicos, la conservación y mejoramiento de hábitat, los corredores biológicos en sistemas agrícolas productivos, la incorporación de plantas melíferas en jardines urbanos, son también acciones concretas que permiten a la sociedad actuar en la protección de los polinizadores. En esta misma medida, es necesario además aumentar el conocimiento con respecto al estado de los polinizadores en la región, siendo los mecanismos locales de control y monitores una buena herramienta para documentar su abundancia y distribución.

El documento contiene la Iniciativa Colombiana de Polinizadores (ICP) como uno de los esfuerzos de país por preservar un servicio estratégico que representa beneficios considerables para la productividad nacional y el desarrollo y modos de vida de su población, teniendo en cuenta su vocación agrícola, su posición geográfica y su alta diversidad de especies.

Esta iniciativa, liderada en Colombia por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS), el Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt (I. Humboldt) y la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) se suma a otras constituidas en la región y el mundo –tal como la Iniciativa Internacional para la Conservación y el Uso Sostenible de Polinizadores coordinada desde el año 2002 por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO)–, las cuales implementan acciones para promover la conservación, el restablecimiento y el uso sostenible de la diversidad de polinizadores en la agricultura y los ecosistemas conexos, contribuyendo con la sostenibilidad de los ambientes naturales y con el incremento y mejora del suministro de bienes y servicios procedentes de la agricultura. Por tanto, no cabe duda de la importancia misma de este esfuerzo y de sus repercusiones futuras.

LEAVE A REPLY