SHARE

Por segunda vez, el Ministerio de Ambiente incumple el plazo dado por la Corte Constitucional para presentar la nueva delimitación de este páramo. La solicitud de prórroga va hasta el 18 de diciembre. Seis meses más para terminar la tarea.

El 16 de julio de este año era el plazo dado por el Tribunal Administrativo de Santander al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible para entregar la nueva delimitación del Páramo de Santurbán. Sin embargo, este martes se conoció la solicitud de prórroga que la cartera presentó ante el órgano judicial. 

Según lo comunicado por el Tribunal,  mediante un memorial con fecha del 9 de julio de 2019, el Ministerio de Ambiente presentó actualización del cronograma de cumplimiento de la Sentencia T-361 de 2017, en el que fija nuevas fechas para las etapas de consulta, concertación, y la expedición de la resolución con la nueva delimitación del Páramo de Santurbán, quedando esta para el 18 de diciembre del presente año.

Esto se conoce a pocos días de que se venciera el plazo otorgado a la cartera, luego de que en noviembre de 2018 pidieran una primera ampliación del tiempo. Según miembros de la comunidad de la provincia de Soto Norte esto era predecible. “No se veía luz verde por parte del Ministerio, pues aún no han  iniciado las fases de concertación entre las autoridades y los participantes. Hasta ahora vamos como en la tercera fase de siete que se supone son. Esa es una noticia que no sabemos si es buena o mala, porque quienes vivimos en el área seguimos en la misma incertidumbre”, afirmó Hugo Lizcano, alcalde de California. 

De esta forma, el Ministerio tendría seis meses más para finalizar la tarea. Pero, ¿por qué hay que hacer una nueva delimitación?, ¿Qué está en juego alrededor del Páramo de Santurbán, el único que junto con Pisba aún no define sus linderos?

La telenovela comenzó alrededor de 2011 cuando el gobierno nacional habló de la necesidad de legislar en favor de la protección de estos ecosistemas vitales para la supervivencia en la tierra. Entonces se planteó la misión de delimitar los 37 complejos paramunos del país. El Instituto Humboldt fue la institución asignada para liderar el encargo.

De esta forma, en 2014, a través de la resolución 2090 se marcaron los límites del Páramo de Santurbán. Allí se definieron 98 mil hectáreas destinadas a la conservación. Una decisión cuestionada por diferentes sectores, incluso desde el proceso de demarcación del territorio.

Para Erwing Rodriguez-Salah, líder santandereano que ha encabezado la lucha por el agua del páramo, lo que se hizo en ese momento fue una delimitación político- minera. “Se dejaron por debajo de la línea por lo menos 30 mil hectáreas, una extensión que favorece las concesiones ya otorgadas a grandes empresas para extraer oro en la zona”.

Una decisión que no ha dejado contento ni a grandes ni a chicos. Por una parte, le ha causado al país grandes demandas como la interpuesta por la multinacional Eco Oro por cambiarles las reglas del juego y hacer inviable el proyecto Angosturas. Pero, además ha generado gran incertidumbre a,  por lo menos, 30 mil personas que habitan en la provincia de Soto Norte, en municipios como California, Vetas y Suratá, tradicionalmente mineros.

LEAVE A REPLY