SHARE

Carlitos, Carolina, Marthica la gotica, Dorotea la tortuga, Carlota la mariposa, Ramón el Frailejón, María la lombriz, el árbol don Naranjo, Renata, Ramona y Rebeca, se tomaron el Colegio Cooperativo Paulo VI de La Calera.

Allí, 23 pequeños de primero de primaria conocieron a través del juego y actividades pedagógicas, cómo cuidar estos preciados recursos naturales y así iniciar el proceso de formación como Defensores del Agua.

Y es que La Calera es una región que se caracteriza por contar con innumerables riquezas y bondades ambientales como paisajes, fuentes hídricas, vegetación y fauna silvestre, razón para que sus habitantes emprendan acciones para su conservación.

Por ello, las directivas y maestros del colegio decidieron apostarle al proceso de educación ambiental con niños y jóvenes, bajo el acompañamiento de la Dirección Regional Bogotá La Calera y Cultura Ambiental de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca CAR.

Los pequeños en su primer taller crearon la identidad de los personajes, aprendieron el himno y la oración de Defensores del Agua. Juiciosos y atentos a las enseñanzas se mostraron los niños y niñas quienes continuarán con las capacitaciones.

El colegio ya cuenta con el Proyecto Ambiental Escolar PRAE pero manifestaron su disposición para adelantar este proceso de educación ambiental.

En la institución es tan alto el grado de interés y apropiación por sus recursos naturales, que las capacitaciones no se quedan solo en los más pequeños, ya que 28 estudiantes de los grados octavo, noveno, décimo y del mismo colegio Paulo VI, se capacitaron como Dinamizadores Ambientales para fortalecer la conservación en su región.

De esta forma, la CAR se acerca más a las comunidades y en especial a los niños que multiplican en sus hogares lo aprendido para cuidar el medio amiente.

Tomado de: Sala de prensa CAR

LEAVE A REPLY