SHARE

Durante 9 y 10 de noviembre, en el Centro Agroecológico La Vegas, del corregimiento de San Juan, Sumapaz, 35 organizaciones campesinas, ambientales y la RAP-E Región Central construyeron propuestas conjuntas en torno a la protección del Páramo de Sumapaz, el más grande del Mundo, de tal manera que estos líderes hicieran parte de las actividades que adelanta la entidad para el cuidado y conservación de estas fábricas de agua.

“Este Páramo es vital para la producción de agua de Bogotá y de toda la región, allí las especies vegetales y animales están amenazadas; por ello venimos trabajando de la mano de 375 familias de Usme y Sumapaz en la recuperación del área de páramos que ha sido afectada por sobrepastoreo, talas y cultivos. A la fecha hemos restaurado 277 hectáreas y en reconversión de 187has, dos procesos que nos están permitiendo recuperar este ecosistema”, explicó Fernando Florez, Gerente de la RAP-E.

La agenda de estos dos días, se desarrolló en torno a mesas temáticas para profundizar en asuntos como la legislación relacionada con los páramos, la gobernanza del agua, las propuestas de las comunidades y las técnicas de recuperación de los ecosistemas.

La comunidad es la mejor aliada para recuperar y proteger al páramo, por ello la RAP-E trabaja con ellos en procesos de reconversión, brindándole otras opciones de producción agroecológica, que minimicen el impacto medio ambiental que generan algunas prácticas agrícolas y ganaderas, y en restauración que incluye plantación de especies nativas, instalación de cercas, entre otras actividades para recobrar el páramo degradado.

Tomado de: Sala de prensa Sumapaz

LEAVE A REPLY