SHARE

Todo estaba listo. Con hidratación, tenis, el sol calentando la mañana y la mejor disposición de las cerca de 30 personas participantes, entre funcionarios y comunidades, inició la Gran Caminata por el parque lineal del río Bogotá, en su paso por la localidad de Bosa hasta la Avenida ALO sobre el río Bogotá.

Fueron cerca de dos horas recorriendo los poco más de seis kilómetros de sendero. Allí, mediante carreras de observación, conversaciones acerca del territorio y explicaciones técnicas sobre las obras y el sendero, se avanzó en el recorrido, acompañando el paso de sus aguas adornadas por la vegetación y los árboles, que se han sembrado al borde del parque lineal. 

Funcionarios de la Dirección Regional Bogotá La Calera y del FIAB de la CAR, Defensa Civil, Policía Nacional, Alcaldía Local de Bosa y comunidades, se dividieron en tres grupos para competir en la carrera de observación a lo largo del sendero, en el que armaron los rompecabezas con fotografías del proyecto. 

El parque lineal comprende 68 kilómetros sobre la ronda del río, con senderos peatonales para que la gente conozca el ecosistema y las acciones de conservación que adelanta la CAR en los 380 kilómetros de longitud, desde su nacimiento en el páramo de Guacheneque en el municipio de Villapinzón, hasta su desembocadura en el río Magdalena en Girardot. 

Y es que esta caminata fue un encuentro de saberes en donde los datos técnicos y de gestión se enriquecieron con las vivencias y acciones de las comunidades, como las adelantadas por los integrantes de la Comisión Ambiental Local – CAL de la localidad de Bosa.


Doña Nancy, una de sus integrantes, mostró la alegría de ver el río tan recuperado y recordó que en los dos años que lleva haciendo parte de la comisión, han sembrado árboles para conservar el afluente. También conciencian a la gente para que no arroje basura a sus aguas, ni afecten con disposición de residuos la ronda del río Bogotá. 

Luego de dos horas de recorrido y de culminar la carrera de observación, el grupo de la caminata se unió al de los caballitos de acero que venían de Soacha con el mismo propósito: recorrer el parque lineal. 

En el punto de encuentro en la Avenida ALO, sobre el Río Bogotá, más de 100 personas compartieron experiencias, pero sobre todo la satisfacción del deber cumplido de aportar a la conservación del río Bogotá. 

Tomada de: Bogotá

LEAVE A REPLY