SHARE

El informe más reciente muestra que 58 municipios se encuentran en alerta roja, mientras que 39 más se encuentran en alerta naranja y 30 en amarilla. La mayoría se concentran en la región Caribe (85%), Orinoquia (11,8%) y Andina (13,1%).

En países tropicales como Colombia existen solo dos temporadas: una de lluvias y otra seca. En diciembre pasado, el Ideam declaró el inicio de la temporada seca que se extenderá hasta mediados de marzo de 2020. Una temporada marcada, además, por las graves catástrofes que han dejado los incendios forestales en otras partes del mundo a causa del calentamiento global y la crisis climática.

Según WWF, debido a la reducción de lluvias en muchas zonas del país, las regiones Caribe, Andina y Orinoquia concentran la mayoría de las alertas por incendios de cobertura vegetal. De hecho, departamentos como el Magdalena ya sufren los primeros efectos de esta sequía, pues tan solo en los primeros nueve días del 2020 se presentaron cuarenta incendios en esta región.

Aunque los incendios pueden darse por causas naturales, como los rayos, la gran mayoría se originan por acciones humanas. Según la ONG, el 95% de estos eventos reportados en el país son causado por el ser humano: fogatas prendidas, quema de rastrojos y de basuras, accidentes de líneas eléctricas o actividades previas a la siembra pueden ser “pequeños descuidos” que terminan convirtiéndose en tragedias de días, semanas o incluso, meses. De hecho, existen incendios forestales subterráneos y pueden alcanzar una profundidad de hasta 1,5 metros, los cuales son aún más difíciles de detectar y combatir.

Tomada de: WWF, El espectador

Fotografía: Cortesía

LEAVE A REPLY