SHARE

En los pasillos del Concejo de Bogotá se está cocinando lo que sería la primera “declaración de emergencia climática” del país. Esta es una loable iniciativa que, por el afán y la falta de ambición de los procesos políticos de la ciudad, está en riesgo de ser solo una decepción más para quienes hemos alzado la voz demandando acciones concretas para frenar la crisis climática que hoy afronta la capital de Colombia.

La primera declaración de este tipo a nivel mundial se dio en 2016 cuando el Concejo de la ciudad de Darebin en Australia,adoptó una resolución que estipula que: el Concejo reconoce que estamos en un estado de emergencia climática que requiere de acción urgente por parte de todos los niveles gubernamentales, incluyendo los Concejos locales.

Desde entonces, y en reacción a las multitudinarias demostraciones en 2018 y 2019 convocadas por el movimiento Fridays For Future a nivel internacional, más de 1.325 jurisdicciones, entre ellas gobiernos locales y nacionales, han declarado la emergencia climática.

Tomada de: El tiempo, secretaria ambiental Bogotá

LEAVE A REPLY