SHARE


La NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) a través de imágenes satelitales han detectado una disminución significante en los niveles de dióxido de nitrógeno sobre China. Hay evidencias que muestran que el cambio está relacionado con la recesión económica tras el brote del coronavirus.

A finales del 2019, médicos profesionales en Wuhan, China comenzaron a tratar docenas de casos de neumonía que no tenían una causa concreta. Días después, investigadores confirmaron que la enfermedad era causada por un nuevo coronavirus (COVID-19). Para el 23 de enero, autoridades chinas prohibieron la entrada y salida de Wuhan, así como los negocios locales, con el objetivo de reducir la propagación de la enfermedad. Fue la primera de una serie de cuarentenas establecidas en el país y alrededor del mundo. El mapa muestra las concentraciones de dióxido de nitrógeno, un gas nocivo emitido por los motores de vehículos, centrales eléctricas e instalaciones industriales. También, muestran la cantidad de NO2 en China desde el 20 de enero (antes de la cuarentena) hasta el 25 de febrero (durante la cuarentena). Los datos fueron recolectados por el Instrumento de Monitoreo Troposférico (TROPOMI) en el Satélite Sentinel-5 de la ESA y un sensor conexo, el Instrumento de Vigilancia del Ozono (OMI) del satélite Aura de la NASA ha realizado medidas similares.

De acuerdo a científicos de la NASA, la reducción de la contaminación por Dióxido de Nitrógeno apareció por primera vez cerca de Wuhan, pero eventualmente comenzó a expandirse al resto del país. Millones de personas han estado en cuarentena en una de las mayores acciones de este tipo en la historia de la humanidad. Al terminar el mes de febrero el virus ya había sido detectado en por lo menos 56 países.

“Esta es la primera vez que he visto una caída tan dramática en un área tan amplia por un evento específico”, dijo Fei Liu, investigadora de calidad del aire en el Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA. Liu recuerda haber visto una caída del NO2 en varios países durante la recesión económica que comenzó en 2008, pero la disminución fue gradual. Los científicos también observaron una reducción significativa alrededor de Beijing durante los Juegos Olímpicos de 2008, pero el efecto se localizó principalmente alrededor de esa ciudad, y los niveles de contaminación aumentaron de nuevo una vez que terminaron los Juegos Olímpicos

Tomado de: Diario El Tiempo

LEAVE A REPLY