SHARE


Aunque ha habido mucha especulación sobre la posible llegada de esta especie al país, de acuerdo con el Instituto Humboldt en Colombia no hay los climas idóneos para que pueda sobrevivir.  Las últimas semanas han sido inquietantes para quienes están en el Estado de Washington, en Estados Unidos. Además de los casos de COVID-19, la aparición de ejemplares del avispón gigante asiático o “avispón asesino” (Vespa mandarinia) se ha empezado a convertir en otro problema. ¿La razón? Podría afectar seriamente las poblaciones de abejas, que ya se encuentran en serios aprietos.

Desde que se supo de la presencia de este insecto en territorio norteamericano,  también empezaron a aparecer especulaciones sobre su posible llegada a Colombia. Sin embargo, el Instituto Humboldt hizo este lunes 18 de mayo una aclaración: el avispón no podría establecerse en el país. ¿La razón? “En Colombia no se encuentran los climas idóneos”. A esa conclusión llegó luego de, como explica en un comunicado, desarrollar una modelación de distribución de la especie, basada en los registros de presencia del avispón en Asia, obtenidos del Global Biodiversity Information Facility – GBIF y las 19 variables bioclimáticas de WorldClim – Centro Clima. Como asegura Jhon César Neita, investigador líder de la colección de entomología del Instituto Humboldt, junto con Diego Martínez (Proyecto Universidad de Shefield), hicieron un modelo de distribución de la especie en el que utilizaron un total de 214 registros.

“El resultado del modelo trabajado con Maxent, software de modelación de distribución de especies, se interpreta como ‘Idoneidad climática’ debido a que  hace uso de las variables clima y registros. En la gráfica, las tonalidades azules señalan el clima no idóneo para el establecimiento de la especie, mientras que los tonalidades rojas indican el clima más favorable para la especie, es decir, el área geográfica tiene la  ‘idoneidad climática’ donde la especie puede vivir o establecerse”, explica Neita. 

Tomado de: Diario El Espectador

LEAVE A REPLY