SHARE


En Caquetá y Guaviare, dos de los departamentos más deforestados del país, WWF-Colombia trabaja con líderes comunitarios locales para prevenir la deforestación y fomentar medios de vida sostenibles y alternativos. Se trata de un grupo de campesinos que pasó de derribar el bosque a protegerlo. Muchos se refieren a Chiribiquete como un mundo perdido. Según las creencias indígenas, esta serranía representa un paso a otro mundo. Sus impresionantes mesetas de roca o tepuyes —que alcanzan hasta 900 metros de altura— son las formaciones rocosas más antiguas del continente y pareciera que actúan como una barrera natural para preservar la riqueza del Parque Natural Nacional más grande de Colombia. En los años 80 funcionaron como una muralla de contención para evitar incursiones externas, pero en 2016, tras la firma del Acuerdo de Paz con las Farc, la dinámica de la región cambió y la ganadería sustituyó a la coca como la principal actividad económica de sus habitantes. Ahora, la principal batalla no es contra el conflicto armado, sino con la deforestación.

Aunque Chiribiquete, ubicado entre los departamentos de Caquetá y Guaviare, se ha mantenido hasta ahora en un estado excepcional de conservación debido a su aislamiento geográfico y la permanencia de normas culturales ancestrales; la expansión de la ganadería trajo nuevas presiones a las zonas aledañas al parque e intereses que involucran amenazas intensas en ciertas áreas. De acuerdo con el más reciente boletín de alertas tempranas por deforestación, revelado por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), los bosques deforestación. El informe, que alerta sobre esta problemática entre octubre y diciembre del año pasado, señala que la Amazonia concentró el 84,9 % de las alertas. Y que, una vez más, Caquetá se situó como el departamento más deforestado, con el 26,29 %; seguido por Guaviare, con el 23,59 %. Mantener la biodiversidad de Chiribiquete, y principalmente de la Amazonia, es crucial para la supervivencia de los pueblos indígenas que viven en aislamiento voluntario y de comunidades locales indígenas y campesinas. Con ese objetivo, surgieron los exploradores forestales.

Tomado de: Diario El Espectador

LEAVE A REPLY