SHARE


El área conocida como paraíso de aves de Tabor y Magdalena está ubicada entre los municipios de Beltrán, San Juan de Rioseco, Pulí, Jerusalén y Guataquí, recibió la designación AICA, por parte del instituto Alexander von Humboldt, luego de una extensa evaluación que evidenció el cumplimiento de los criterios establecidos por BirdLife Internacional, entre los cuales se destaca la presencia de especies amenazadas, endémicas o congregaciones y cuyo principal objetivo es crear una red nacional de áreas para la conservación de aves en Colombia.

Esta designación se logró gracias a la postulación que realizó la CAR Cundinamarca ante el instituto Alexander von Humboldt en el 2015, entidad que junto con la organización Calidris, tiene a cargo la coordinación en Colombia de la iniciativa global liderada por BirdLife Internacional. “Desde el principio fue claro que el área contaba con el potencial para ser designada bajo esta figura; sin embargo, fue necesaria la recolección de información adicional que permitiera demostrar el cumplimiento de los criterios establecidos y demostrar que dicha área cuenta con los requisitos para ser AICA; en especial cumple con el Criterio A21 , al  contar con la presencia de especies endémicas o de rango restringido para Colombia” comentó Hernando García Martínez, director general del Instituto Alexander von Humboldt.

El AICA Paraíso de Aves del Tabor y Magdalena, tiene un área de 80.656 ha, cuenta con dos especies endémicas de aves, el atrapamoscas apical (Myiarchus apicalis) y la eufonia del Magdalena (Euphonia concinna), asociadas a los ecosistemas de bosque seco del valle del Magdalena; dicionalmente, en el área se ha registrado una población importante (más de 3.000 individuos) de águila cuaresmera (Buteo platypterus) que utiliza la zona cómo sitio de paso en su migración desde y hacia Norte América.

Tomado de: Sala de prensa CAR

LEAVE A REPLY