SHARE

Por las altas precipitaciones registradas en la ciudad de Bogotá y en la Sabana se han generado incrementos en los niveles del río Bogotá (desde la cuenca alta). Por lo tanto, el Centro Regional de Monitoreo Hidrológico y del Clima de la CAR viene monitoreando las crecientes y desde el martes pasado se cerraron las descargas de los embalses del Sisga y Tominé.

Como consecuencia de los niveles altos en la cuenca media, a la altura de la zona urbana de la ciudad de Bogotá, ha sido necesario hacer la apertura de las compuertas de Alicachín con el fin de evacuar las crecientes de la sabana de Bogotá. En estos momentos, está llegando a la altura de las compuertas un caudal de 105 m3/seg (metros cúbicos por segundo), se está bombeando al embalse del Muña 40.3 m3/seg y la descarga por la compuerta está en 50 m3/seg.

Es probable que de continuar las fuertes precipitaciones se prolongue la apertura de las compuertas en las próximas horas lo que generará un mayor incremento del caudal en la cuenca baja del río Bogotá, y posibles crecientes en los ríos Apulo, Calandaima y en otras corrientes de importancia que desembocan al río Bogotá, y se pueden registrar incrementos de nivel significativos y probables afectaciones en las zonas planas. Según pronósticos del IDEAM se espera que continúe el aumento de las precipitaciones este fin de semana festivo, situación que intensificará los niveles del río en las zonas mencionadas.

De acuerdo con lo anterior se hace un llamado especial a las Unidades de Gestión de Riesgo, a las entidades municipales y a los habitantes de la cuenca baja del Bogotá, especialmente en los municipios de Mesitas del Colegio, Apulo, Tocaima y Girardot, para que estén alerta ante cualquier eventualidad.

Tomado de: Sala de prensa CAR

LEAVE A REPLY