En la vereda Alejandría del municipio de San Bernardo ubicado en la región del Sumapaz, en una zona donde existía un riesgo de remoción en masa, que se había acentuado en esta temporada de lluvias, se aplicaron soluciones ambientales a través de técnicas de bioingeniería para el control de la erosión. Allí se realizó la elaboraron e instalaron muros de contención, uno con llantas usadas y otro con guadua, en un sitio que afectaba una de las vías principales.

Allí se conectan seis veredas, en las que habitan en promedio 50 familias por cada una, quienes venían expresando su temor ante la posibilidad de que se presentara una emergencia, por ello se desarrolló este trabajo conjunto con la comunidad, la administración municipal, el Ejército Nacional y de la mano de la CAR a través del “Proyecto para la Conservación del Agua y Suelo – PROCAS”

De forma simultánea, el grupo de ingenieros del proyecto y funcionarios de la Oficina de Gestión de Riesgos y Desastres del municipio, realizaron un trabajo de diagnóstico y diseño en un predio ubicado en la vereda San Antonio Alto en el municipio de Anapoima, lugar donde se presentaba inestabilidad y estaba en riesgo una vía y parte de una quebrada. Fue así como se inició la construcción de un muro con llantas, con el fin de mejorar las condiciones de estabilidad.

Las técnicas de bioingeniería, las cuales ha venido aplicando la CAR en varias zonas del Territorio, son aquellas en las que se utilizan especialmente materiales vivos como semillas, plantas, solos o combinados con materiales inertes como piedras, tierra, u otros elementos para la ejecución de obras; para construir muros de contención, estabilización de taludes y control de la erosión, entre otros, propendiendo así por el cuidado de los recursos naturales.

Tomado de: Sala de prensa CAR

Artículo anteriorEmprendimientos verdes y entidades participarán en la segunda feria Distrito Ambiental
Artículo siguientePrimer Benchmarking ambiental de economía circular y producción más limpia en la minería de carbón