El pasado 21 de noviembre, mientras rescatistas de municipios de Cogua, Cajicá y Zipaquirá, se unieron para llevar a cabo una jornada de bienestar animal en Nemocón, una perrita en condición de calle, murió de hambre, pese a la intención de los rescatistas el cual era rescatarla.

La historia de la canina despertó intranquilidad a los animalistas e inició en días pasados cuando los rescatistas se trasladaron al barrio Patio Bonito en Nemocón, para alimentar animales que estaban en condición de abandono.

En el proceso de la jornada, en donde alimentaban e hidrataban lo animales, se encontraron con ‘Saquito de Huesos’, llamada así por su lamentable apariencia, debido a su piel sumida entre los huesos, apariencia tristeza y en un mal estado.

En ese día no solo se encontraron con la historia de saquito de huesos, sino muchos otros más caninos en condición de abandono y presunto maltrato.

Con la finalidad de alimentar y auxiliar los animales, los animalistas reconocidos por su labor, decidieron unirse para realizar otra jornada de bienestar animal, en donde llevaron alimento, charlas para la tenencia responsable de mascotas y actividades de desparasitación.

Durante la jornada, se volvieron a encontrar con Saquito de Huesos, que durante una semana los había dejado intranquilos, alcanzaron alimentarla, pero minutos después falleció, no resistió la apatía ni el hambre.

De esa forma, los rescatistas, invitaron a la comunidad a responsabilizarse y al alcalde del municipio de Nemocón brindar empatía a los animales, debido a que no ha realizado acciones frente al abandono y maltrato animal.

Información tomada de: Extrategia Medios

Artículo anteriorProductores de los Negocios Verdes de la CAR participan en la feria Bioexpo
Artículo siguienteParticipa en la jornada de bienestar animal en Tabio