La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), llevó a cabo operativos de seguimiento y control a 16 empresas curtidoras que operan en los municipios de Villapinzón y Chocontá, que generar vertimientos y descargas indirectas y directas sin tratamiento al Río Bogotá.

El operativo que se llevó a cabo con el apoyo de la Policía Nacional, la CAR impuso medidas preventivas de suspensión de actividades a una de las empresas que estaba desarrollando acciones de curtido y vertimientos en flagrancia, producto del subproceso de lavado de pieles.

Clara Álvarez, coordinadora de la Unidad Integrada de Gobernabilidad Ambiental de la CAR, afirmó que la persona encargada de la empresa ya tiene un proceso sancionatorio por la misma actividad.

“El propietario es reincidente en el incumplimiento de la normativa ambiental y ya ha sido condenado penalmente por delitos contra el medio ambiente desde el año 2018”, resaltó la funcionaria.

Por otro lado, la funcionaria invitó a las empresas que aún no cuentan con los respectivos instrumentos ambientales a que legalicen y laboren en compañía de la CAR en los programas que realiza para el desarrollo de esta actividad se realice de forma amigable con el medio ambiente.

El operativo se realizó bajo el cumplimiento de actividades emanadas en la sentencia establecida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, la cual se basa en la descontaminación del río Bogotá.

Información tomada de: CAR Cundinamarca

Artículo anteriorMadrid apoya las iniciativas para el cuidado del medio ambiente
Artículo siguienteGirardot invita a la comunidad a vacunar a sus mascotas