SHARE

La reglamentación ambiental es un mecanismo de planificación del recurso hídrico que logra una mejor distribución de las aguas, a fin de aprovecharlas de acuerdo a la disponibilidad del caudal, evitando conflictos entre usuarios.

Con el propósito de conservar el recurso hídrico y garantizar el acceso bajo el principio de uso eficiente, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), avanza en la tarea de acercarse a las comunidades y acueductos veredales, para sensibilizarlas y orientar en el proceso de reglamentación ambiental.

En la región del Tequendama este proceso se realiza en la microcuenca la Antioquia, perteneciente a los municipios de Mesitas de El Colegio y San Antonio del Tequendama, donde previamente con un estudio de conveniencia, se detectó que la mayoría de los usuarios del cuerpo hídrico perteneciente a nueve veredas, usan el afluente con fines domésticos y agropecuarios, generando impacto ambiental como consecuencia de la gran cantidad de mangueras instaladas a lo largo de la quebrada, con captaciones improvisadas y diámetros sobredimensionados.

A lo anterior se le añade que,según muestreos físicoquímicos de la Dirección de Laboratorio e Innovación Ambiental de la CAR (DLIA), la calidad de las aguas hoy están por debajo de los límites sanitarios que se debe cumplir para el uso humano con tratamiento convencional.

Así las cosas, la autoridad ambiental seguirá trabajando para implementar medidas que contribuyan a cubrir la demanda hídrica en los territorios, fortaleciendo el conocimiento comunitario a través de líderes de acueductos veredales, en complemento a socializaciones anteriores con vecinos de la quebrada, avanzando de la mano de los ciudadanos con este importante trabajo ambiental.

Tomado de: Corporación Autónoma Regional Cundinamarca

LEAVE A REPLY