SHARE

Hayuelos, caucho sabanero y cerezos se sembraron en la ronda del afluente a la altura de la calle 80.

Con el fin de compensar su huella de carbono, la Registraduría Nacional del Estado Civil, con por medio de su campaña “Buen trato es mi trato con el medio ambiente”, apoya la recuperación ambiental del Río Bogotá con la plantación de especies nativas, como caucho Sabanero, hayuelos y cerezos en la ronda del río Bogotá, a la altura de la calle 80.

El Registrador Nacional del Registro Civil, Juan Carlos Galindo, manifestó que esta iniciativa se replicará en la jurisdicción CAR y en el territorio nacional.

“Queremos generar un aporte sustancial al mejoramiento de las condiciones de vida en Colombia y queremos trasladar el costo que le tomamos al planeta con el gasto del papel, retornándolo con la siembra de árboles. La Registraduría Nacional del Estado Civil va a tener una gran parcela a lo largo del rio de la cual nos vamos a encargar de su mantenimiento con la siembra de árboles y su cuidado…”.

Por su parte, el director de la CAR Cundinamarca, Néstor Guillermo Franco González, señaló la importancia del aporte de la Registraduría, y de todos los ciudadanos para recuperar el río Bogotá.

“La Registraduría Nacional del Estado Civil voluntariamente ha tomado la decisión de compensar su huella de carbono con siembra de árboles, bajo el compromiso de que entre todos podemos recuperar el río Bogotá y que esta no es una responsabilidad solo de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca, sino que es una responsabilidad de todos los que estamos viviendo y disfrutando de la cuenca del afluente”, manifestó el director de la CAR Cundinamarca.

El registrador recorrió el río Bogotá y conoció los resultados de las obras de adecuación hidráulica que adelantó la Corporación en los 68 kilómetros de la cuenca media del afluente, entre Puente La Virgen, en el municipio de Cota, y las compuertas de Alicachín en Soacha.

El proceso consistió en la adquisición de predios para devolverle al Río 2 millones de metros cuadrados de ronda y zonas de inundación, entre meandros, humedales y una nueva área de ‘playa.

Igualmente, la Corporación trasladó y reforzó el jarillón del Río, duplicando su capacidad para transportar agua. El ancho del afluente pasó de 30 a 60 metros en su cuenca media. Después de este proceso, se inició el dragado del Río para retirar cerca de 8 millones de metros cúbicos de sedimentos y basuras.

Tomado de: Corporación Autónoma Regional Cundinamarca CAR

LEAVE A REPLY