SHARE
Archivo Periodico El Colombiano
A pesar de estar en medio complejos residenciales, edificios y vías, en el parque lineal de la quebrada La Heliodora y el humedal Trianón, de Envigado, todavía huelen a bosque húmedo, se escuchan los cantos de las aves y se aprecian los colibríes picoteando las flores de los árboles y rastrojos que sobreviven al asedio del urbanismo.

El secretario de Medio Ambiente de Envigado, César Augusto Mora, dijo que para blindar estos dos espacios, el reto para este año en estos pequeños ecosistemas es que el Área Metropolitana del Valle de Aburrá los declare Áreas Protegidas Urbanas y que el Ministerio del Medio Ambiente apruebe su inclusión en el Registro Único Nacional de Áreas Protegidas (Runap).

Un segundo objetivo que esperan cumplir este año, agregó el funcionario, es seguir adquiriendo lotes, por medio de compensaciones urbanísticas de los constructores, para que el total de las 22 hectáreas de La Heliodora sean del Municipio, que hasta hoy tiene 11. Igual gestión se hará con el humedal Trianón, que tiene 3,5 hectáreas y un 20 % es de propiedad privada.

Víctor Piedrahíta, subdirector de Planeación del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, informó que el 29 de noviembre del año pasado firmaron un convenio con la Universidad Nacional de Colombia, con miras a iniciar las gestiones para esta declaratoria. Por esto, expertos de este claustro realizan en estos momentos la caracterización de los predios, sus linderos, qué vecinos tiene y condiciones del hábitat.

Para la semana entrante, dijo, iniciarán la ruta de declaratoria, con la exploración en campo, para conocer qué fauna, flora y fuentes hídricas tiene y para sensibilizar a la comunidad sobre el proyecto.

Comentó que el otro paso que tendrán que seguir, será hacer gestiones con el Ministerio del Medio Ambiente, con el fin de avanzar en los instrumentos legales que permitan que las Áreas Protegidas Urbanas que hay en el Valle de Aburrá se incluyan en el Registro Único Nacional, porque, por ser algunas de tan pequeña extensión, esta cartera no las ha querido aceptar.

Piedrahíta relató que en esta iniciativa, el Área Metropolitana está recibiendo la asesoría del Instituto Humboldt, para que el Gobierno Nacional entienda que estas áreas, aunque no son grandes, tiene igual importancia o, tal vez, más que las que el Ministerio plantea de páramos y extensas zonas rurales.

“Es importante que estas áreas sean incluidas en el Runap, ya que adquirirán la figura de política pública, lo que, a futuro, hará que estos predios no puedan ser afectados por otras intervenciones. Además, se generarán recursos de la Nación para intervenciones de preservación”, dijo Piedrahíta.

Concluyó que el Valle de Aburrá es la única área metropolitana de Colombia que tiene declarados áreas protegidas urbanas como los son los cerros El Volador, La Asomadera y Nutibara, en Medellín, y el cerro Piamonte, en Bello (bosque ubicado detrás del Hospital Mental). Están en proceso, el humedal Ditaires, en Itagüí (del cual en 15 días saldrá el concurso de méritos para la consultoría), y estos dos, del municipio de Envigado.

Estadísticas de la Subdirección de Gestión y Manejo de Áreas Protegidas del Ministerio del Medio Ambiente indican que, hasta el 5 de diciembre de 2017, estaban registradas en el Sistema Nacional, 983 áreas protegidas en todo el país, para un total de 28.920.832 hectáreas. Estas cifras no incluyen las Áreas Protegidas Urbanas declaradas en el Valle de Aburrá.

Yaneth Yepes Restrepo, residente de El Trianón dijo que en estos momentos es un reto proteger el humedal, que combina bosque nativo con árboles frutales que la comunidad protege. “Es un oasis en medio de edificios”, concluyó.

 

Tomado de: Periódico El Colombiano

LEAVE A REPLY