SHARE

El dolor está presente en estas imágenes de una madre orca que sostiene el cuerpo de su cría muerta mientras nadaba cerca de Victoria, en Canadá.

La población de cetáceos del sur del Océano Pacífico oriental, registró por primera vez al ballenato este 24 de julio, día de su nacimiento. Murió a las pocas horas de su nacimiento. Cuando el cuerpo se hundió en el agua, la madre lo empujó repetidamente hacia arriba, manteniéndolo a flote durante al menos tres días mientras ella y el resto de su manada nadaban.

El fundador del Centro de Investigación de Ballenas, dijo que la ballena y su manada sabían perfectamente lo que estaban haciendo.

Sabían que el ballenato estaba muerto. Es un duelo o un rito ceremonial realizado por la madre. No quería dejarlo, probablemente perdió otras dos crías desde hace ocho años.

La triste exhibición habla de un duelo de una madre por su hijo perdido. Las poblaciones de orcas en el noroeste del Pacífico están disminuyendo, y las estadísticas de muertes de crías y gestaciones viables son alarmantes.

Esta madre orca es parte de la población de ballenas asesinas que se encuentran en el Océano Pacífico frente a las costas de Canadá y el noroeste de los Estados Unidos. Son aproximadamente 75 ballenas en esta población, y su tasa de natalidad en los últimos años ha sido cero.

La causa es la falta de suficiente alimento en su área. No hay suficiente comida, y eso se debe a razones ambientales.

Las orcas comen salmón, y las prácticas humanas han hecho mella en las poblaciones de salmón nativo. Algunas fuentes de energía hidroeléctrica bloquean las rutas naturales de desove del salmón y la sobreexplotación también afecta.

Todo esto significa, en resumen, que las ballenas no están comiendo lo suficiente. Y sin suficiente para comer, los embarazos no tienen éxito, y los bebés mueren poco después del nacimiento.

Fuente: debate.com

LEAVE A REPLY