SHARE

Nimega y Oslo han sido reconocidas por su estilo de vida “verde”

Nimega y Oslo distan entre sí unas 591 millas en línea recta, ambas se sitúan en el norte del Viejo Continente  y ahora mismo son dos de los destinos ideales para aquellos viajeros interesados,  no solo en la hermosura de los paisajes naturales, los monumentos históricos y los rincones urbanos con encanto, sino en la belleza que emana del medioambiente protegido.

Ambas ciudades ostentan, la holandesa Nimega (Nijmegen) desde  2018, y la noruega Oslo, a partir de enero de 2019 y a lo largo de todo ese año, el título de Capital Verde Europea o European Green Capital Award  que concede cada año desde 2010 la Comisión Europea (CE).  Este premio reconoce el papel de las ciudades que más han trabajado por la mejora del medio ambiente y del entorno de vida de sus habitantes, por el mantenimiento de un alto grado de compromiso con la sostenibilidad y por el progreso medioambiental, para que sus prácticas “verdes” sean modelo y estímulo para otras urbes.

Las áreas urbanas concentran la mayoría de los desafíos ambientales que enfrenta nuestra sociedad, pero también reúnen el compromiso y la innovación para resolverlos. Este premio ha sido concebido para promover y recompensar estos esfuerzos, de acuerdo a la CE.

Las capitales verde europeas  recompensan a sus visitantes con una serie de actividades, hitos y puntos de referencia “verdes” llenos de atractivo e interés, que permiten conocer de cerca sus progresos e iniciativas medioambientales.

NIMEGA, LLENA DE EVENTOS ECOLÓGICOS

Nimega (Nijmegen) es la ciudad más antigua de Holanda. Tiene una población de 170,000 habitantes y es la primera ciudad holandesa en obtener este reconocimiento de la CE, según Holland, la oficina de turismo de Holanda.

Un punto focal de la ciudad es el río Waal. Hasta 1990, la ciudad se desarrolló en torno a una serie de semicírculos concéntricos, con su punto clave más antiguo y su centro actual en el río Waal (brazo del río Rin), y con sus áreas de vida, trabajo y recreación separadas. Ahora sus áreas de trabajo se están transformando  en áreas residenciales modernas, destacan desde la CE.    Nimega   es conocida por sus numerosos y amplios parques llenos de árboles, con extensos prados y zonas de deporte y ocio. Además está rodeada de pólderes (superficies terrestres ganadas al Mar del Norte) y bosques, y también posee numerosas zonas verdes localizadas a orillas del río Rin.   Nimega aspira a convertirse en una ciudad “energy neutral” (cuyas emisiones no aumentan la cantidad de CO2 presente en la atmósfera) en 2045 y en ‘climate proof’ (capaz de soportar el cambio climático) para 2050, según la CE.

La ciudad impulsa varios proyectos destinados a desarrollar la infraestructura y biodiversidad verde (vegetal) y azul (acuática).

El transporte limpio y sostenible es un tema clave en Nimega, ya que es considerada como una de las ciudades más “bike-friendly” de Holanda, y cuya red de autobuses funciona con energía limpia, según Holland.

OSLO, NUEVO REFERENTE DE LA SOSTENIBILIDAD

Las ciudades solo ocupan un 3%   de la superficie terrestre, pero son responsables del 75% de emisiones de gases de efecto invernadero, y Noruega sabe que es en las ciudades donde se libra la principal batalla contra el cambio climático, con Oslo a la cabeza, señalan desde la Oficina de Turismo de Noruega, Visit Norway .

Urbanistas, políticos locales y empresarios llevan años trabajando  para reducir la huella de carbono de la ciudad y asegurar un futuro más sostenible para todos, y estos esfuerzos han sido reconocidos por la CE y lo que ha diferenciado a la capital de Noruega de las demás ciudades europeas, añaden.   Noruega, encabezada con Oslo, impulsa una transformación hacia un modelo de movilidad 100% eléctrica. En 2020 quiere reducir el 50%  de las emisiones y ser neutral en la emisión de carbono en 2050, informa VN.   Es el país con más vehículos eléctricos per cápita del mundo, apuesta por una construcción sostenible con sistemas amigables con el medio ambiente, cuenta con numerosos espacios verdes y promueve una gestión apropiada de residuos, añaden.   Oslo es una de las capitales europeas con mayor crecimiento, caracterizada por los ambiciosos proyectos arquitectónicos que ha acogido durante las últimas décadas, en los que la sostenibilidad ha estado siempre encima de la mesa.  Esta ciudad está rodeada por el Bosque Marka, un área protegida a nivel nacional, y el Fiordo de Oslo, ambos conectados por una serie de vías fluviales. El enfoque de Oslo para conservar sus áreas naturales y restaurar su red de vías navegables es una de las muchas razones por las que ganó este premio, según la CE.

Las vías navegables de la ciudad se están reabriendo activamente para que sean accesibles para las personas, para gestionar de manera eficiente las aguas pluviales y facilitar el desarrollo y la restauración del hábitat, apunta al Comisión Europea.

Oslo se convertirá en un referente en cuanto a destino sostenible, señalan desde VN, desde donde destacan una serie de hitos, con interés y atractivo para los visitantes de esta ciudad de 700,000 habitantes, que se espera que superen el millón en los próximos veinte años.

LEAVE A REPLY