SHARE

En Bangkok fueron usados aviones generadores de lluvias con el fin de dispersar un grave episodio de contaminación atmosférica en la ciudad.

Luego de dispersar un primer lote de productos químicos para facilitar la formación de la lluvia, Surasri Kidtimonton, jefe del servicio de aviación, afirmó que habrá “resultados positivos”.

La técnica consiste en lanzar grandes cantidades de productos químicos en las nubes para provocar la formación de cristales de hielo, que aceleran la generación de lluvias. Por el momento, solamente una fina lluvia, natural, según las autoridades, cayó este martes por la mañana sobre Bangkok.

Además, los bomberos usaron cañones de alta presión para lanzar potentes chorros de agua frente al Ayuntamiento capitalino para combatir los niveles de contaminación atmosférica, que han alcanzado esta semana los 144 microgramos por metro cúbico (mcg/m3) de partículas finas PM2,5 en ciertas zonas de la capital.

La insalubridad del aire ha aumentado en Tailandia en los últimos años debido al aumento de los incendios provocados en la agricultura, la actividad industrial, la construcción y el tráfico de vehículos.

LEAVE A REPLY