SHARE

Murieron once personas. Hay localidades aisladas, cortes de electricidad, bloqueos de carreteras y cancelaciones de trenes

Gran parte de Austria, sobre todo sus regiones alpinas, está paralizada tras quince días de intensas nevadas, con numerosos aludes que han causado la muerte de al menos once personas, localidades aisladas, cortes de electricidad, bloqueos de carreteras y cancelaciones de trenes.

Un profesor de esquí checo de 24 años perdió la vida tras ser arrastrado y sepultado por una avalancha en la montaña de Ankogel, en el estado federado de Carintia (sur del país), según comunicó la policía local.

Solo en lo que va de 2019 se contabilizan once muertos debido a fuertes nevadas, en su mayoría esquiadores que se salieron de las pistas preparadas para la práctica de ese deporte, pese a las recomendaciones de no hacerlo por el alto riesgo de avalanchas.

Unos 1.500 soldados han sido desplegados este martes en seis estados federados para apoyar las labores de más de una docena de equipos especializados que trabajan a contrarreloj para retirar las masas de nieve, aprovechando la mejora de las condiciones meteorológicas.

En un comunicado, el Ejército añade que participa, además, con setenta vehículos especiales y dieciséis helicópteros.

Por otra parte, ninguna de las sesenta personas, entre huéspedes y personal, de un hotel y unos apartamentos para turistas de la localidad de Ramsau am Dachstein, en el estado de Estiria, se vio afectada por una avalancha que irrumpió en varias dependencias del alojamiento, rompiendo ventanas y causando importantes daños materiales.