SHARE

En un conversatorio en el Foro Económico Mundial (WEF) realizado en Davos (Suiza), James Quincey, de Coca Cola, y Ramon Laguarta, de Pepsi, prometieron que iban a realizar grandes progresos para reducir los residuos plásticos que contaminan la fauna y los océanos. Estos avances están previsto para ser vistos antes de 2030. Ramon Laguarta, presidente de Pepsico, aseguró que “podemos reducir la cantidad de plástico en el sistema, a la vez en nuestro sector de bebidas y de alimentación”. Ambas marcas forman parte de la llamada Alliance to End Plastic Waste (Alianza para acabar los desechos plásticos) anunciada en enero y que reúne a unas treinta multinacionales.

Laguarta explicó que no se compromete a resolver el problema en diez años, pero si se comprometió a que en 2030 se verán grandes avances.Por su parte, el presidente de Coca-Cola, James Quincey, también se comprometió con este objetivo y subrayó que algunos países, como México o Sudáfrica, la proporción de botellas recicladas pasó del 10% al 70%.

No obstante, ninguna de las compañías se plantea reducir drásticamente el uso del plástico, como piden algunos defensores del medioambiente. Quincey, quien le apuesta a la innovación para crear materiales más ecológicos, aclara que una buena idea es recuperar las botellas de plástico para reciclarlas y crear una economía circular. Añadió que están en la obligación de ofrecer a los consumidores la opción de todo tipo de recipientes. Según Quincey, una botella de plástico tiene una huella de carbono inferior a un recipiente de plástico o de aluminio. Además, los poderes públicos están presionando en este sentido. La Unión Europea tiene previsto prohibir a partir de 2021 los productos de plástico de un solo uso que representan el 70% de los residuos que acaban en los océanos y las playas.

LEAVE A REPLY