SHARE

En Brasil la reaparición del caimán negro es buena señal para el cambio climático y el ecosistema, la recuperación del caimán negro en Brasil es evidente, en especial en la reserva Mamirauá uno de los lugares donde la densidad poblacional del reptil es de las más altas del mundo.  

Robinson Botero es investigador del Instituto Mamirauá y asegura que las poblaciones del caimán negro vienen en aumento desde que se creó la reserva hace cerca de 20 años. Y es que hasta 1969 era legal matar caimán negro para utilizar su piel, una práctica común no solo en Brasil sino en todos los países de distribución de la especie como Colombia, Ecuador y Perú.  Ese mismo año la ley de fauna de Brasil prohibió la caza pero lo que hoy es la reserva de Mamirauá se convirtió en una zona de caza ilegal para carne durante cerca de 20 años. “Fue considerado uno de los lugares del mundo donde más se mataban caimanes”, asegura Robinson.

Sin embargo, la implementación de la reserva, los procesos de fiscalización, la organización comunitaria y la inserción de las comunidades en otros programas de aprovechamiento legales hizo que la cacería de caimán disminuyera y las densidades poblacionales del reptil empezaran a aumentar de nuevo.

LEAVE A REPLY