SHARE

Un ave marina que ingiere una sola pieza de plástico tiene un 20% de probabilidad de mortalidad, aumentado al 50% con nueve pedazos y al 100 % si ingiere 93 pedazos.

Un nuevo estudio encontró que aunque el plástico duro representa la gran mayoría de los desechos ingeridos, es mucho menos probable que mate respecto a los plásticos blandos como los globos.

“Entre las aves que estudiamos, la principal causa de muerte fue el bloqueo del tracto gastrointestinal, seguido de infecciones u otras complicaciones causadas por obstrucciones gastrointestinales”.

Los globos o fragmentos de globos fueron los desechos marinos con mayor probabilidad de causar mortalidad, y mataron a casi una de cada cinco de las aves marinas que los ingirieron. Como ha encontrado una investigación similar sobre la ingestión de plástico por parte de las tortugas marinas, parece que si bien los fragmentos de plástico duro pueden pasar rápidamente a través del intestino, es más probable que los plásticos blandos se compacten y causen obstrucciones fatales.

LEAVE A REPLY