SHARE

Una zona verde de 4 mil metros cuadrados, a cielo abierto en el Occidente de Bogotá, prácticamente abandonada, se convirtió desde hace tres décadas en espacio de recreación y deporte para la comunidad de Engativá.

Javier Ayola Rodríguez, un entrenador zona bananera del Magdalena, asegura que: “era una cancha en pésimo estado llena de monte, llenas de drogadicto”

El predio, aunque privado, fue adecuado por la comunidad para iniciar un proyecto deportivo y social con 300 niños, niñas y adolescentes de escasos recursos, de Engativá y localidades aledañas.

“Son niños de estrato 1 y 2 que a veces tenemos que becar los porque ni siquiera tienen para lo del entreno”, cuenta Javier Ayola Rodríguez

“Dios le dio el don a la gente más humilde”, dijo el entrenador y exjugador de Santa Fe, Henry Antonio Rentería

En estas canchas se han entrenado jóvenes promesas del deporte que hoy militan en el fútbol internacional

“Han salido cuatro chicos ahorita para Argentina, están en el fútbol argentino, los inscribieron en la AFA y hay unos proyectos con otros chicos que viajan a otras partes a Europa”, explicó Henry Antonio Rentería

Sin embargo son los que quedaron allí los que ahora tendrán que ‘volar’ a otro lugar pues el predio, avaluado en 5 mil millones de pesos, fue adquirido por el IDU.

El Distrito transformará las canchas de fútbol de grama natural en un patio para buses zonales del SITP.

“Este es un predio privado que adquirimos y ahí se van a ubicar estos patios porque no hay otro lugar y esto es absolutamente necesario en esta zona para mejorar el sistema”, aseguró el subgerente de Transmilenio

Según la comunidad, Transmilenio no hizo un análisis adecuado del impacto negativo que se generaría al ubicar decenas de buses justo en un lugar contigo a dos colegios y un centro de fauna y flora, propiedad del Distrito.

“Es malo que nos vayan a quitar de pronto la canchita por traer digamos una contaminación y cosas así porque lo que trae el SITP y el transporte en sí es contaminación al medioambiente”, señaló Rentería.

El IDU, propietario actual del predio ya inició el cierre del lugar que hoy es considerado un “potrero”. Las obras de adecuación iniciarían en el segundo semestre de este año.

Esta sería la tercera cancha natural de fútbol que desaparecería, como ya sucedió en el sur de la ciudad, para transformarse en un patio-taller.

TOMADO POR: Noticias uno

LEAVE A REPLY