SHARE

Pese a que en la actualidad el mundo está librando una batalla para controlar la propagación del virus SARS-CoV-2, que produce la enfermedad COVID-19, no puede cesar su lucha contra las consecuencias del cambio climático. Según varias organizaciones ambientales, 2020 es un año clave para tomar medidas que preserven el medio ambiente. Sin embargo, cada vez más son las noticias que alertan sobre el peligro inminente que corren algunas especies animales. Recienemente, un estudio oficial reveló que los koalas podrían extinguirse en el este de Australia para 2050.

Según el estudio, la continúa destrucción de sus hábitats y desastres naturales que azotan la región, que cada vez son más frecuentes, han sido fundamentales en la disminución de su población. De hecho, los estudios del ecologista Oisin Sweeney, señalan que habría entre 15.000 y 20.000 koalas salvajes en el estado de Nueva Gales del Sur. A finales de 2019 y comienzo de 2020, en Australia se presentaron desvastadores incendios que mataron a cerca de 5.000 koalas y perjudicaron otras especies de fauna y flora.

Cate Faehrmann, presidenta del comité encargado de estudio, aseguró que “antes de los incendios, los guardabosques nos habían informado que los koalas que se llevaban para cuidarlos estaban deshidratados y desnutridos debido a la sequía, las olas de calor y la escasez de agua”. El informe reseña, además, que la continua destrucción del hábitat de esta especie para la agricultura, el desarrollo, la minería o la sivicultura han impactado negativamente a la mayoría de sus poblaciones durante varias décadas.

De acuerdo a un informe publicado por esta organización en 2018, desde que se eliminó la Ley de Vegetación Nativa en agosto de 2017, la tasa de la tala de bosques se ha triplicado hasta totalizar las 8.194 hectáreas en este estado de Australia. El koala es una especie endémica de Australia y en este momento está considerado como especie vulnerable en varios territorios del país.

Tomado de: Diario El Espectador

LEAVE A REPLY