SHARE


El departamento de fauna silvestre explicó que alguna bacteria puede producir veneno en forma natural, especialmente en aguas estancadas. Las autoridades descartaron el antrax o la caza furtiva como la causa de la muerte de estos ejemplares. En los primeros días de julio, varios ecologistas aseguraron que la muerte de más de 350 elefantes en África era un verdadero “desastre de conservación”. Los casos empezaron a registrarse a principios de mayo en el Delta del Okavango, donde hay unos 15 mil ejemplares, y aunque la información apuntaba a que había 169 individuos muertos, el número se duplicó en junio.

Casi un mes después, el departamento de fauna silvestre de este país pudo establecer que una toxina natural podría ser la causante de la muerte de estos ejemplares. “Hemos descartado como causas el antrax o la caza furtiva, ya que los colmillos de los paquidermos se han encontrado intactos”, añadió la entidad en un comunicado. Cyril Taolo, jefe de Departamento de fauna silvestre y parques, le aclaró a la AFP que “pruebas preliminares realizadas en Sudáfrica, Canadá, Zimbabue y Estados Unidos no han sido concluyentes y otras más se están llevando a cabo”. Sin embargo, añadió, que se basaron en algunos resultados preliminares para establecer que una posible causa serían las toxinas naturales.

Hasta el momento el departamento solo ha establecido una posible causa de la mortalidad de los ejemplares. Según contó, alguna bacteria pudo producir veneno en forma natural, especialmente en aguas estancadas, donde encontraron el 70% de los ejemplares fallecidos. La verdad es que ya la actualidad de James Rodríguez tiene episodios de telenovela mexicana-venezolana de los 80. El drama del último año se ha vuelto repetitivo y casi que una tortura. Soy consciente de que puede resultar aburridor para el seguidor del fútbol continuar abordando el tema, pero se puede estar resolviendo todo en los próximos días/horas. Las partes al menos ya están alineadas. Él se quiere ir, Zidane lo quiere dejar partir y el club parece entender, en cabeza de su presidente, que ya no hay razones de peso para mantenerlo en el plantel. Eso sí, como es absolutamente normal, la casa blanca aspira a recuperar la mayor cantidad de dinero por su alta inversión de 2014.

Niall McCann, director de conservación de la organización National Park Rescue, con sede en Reino Unido, le dijo al diario The Guardian, el día que encontraron los cuerpos que “si observas los cadáveres, algunos de ellos se han caído de bruces, lo que indica que murieron muy rápido. Otros obviamente mueren más lentamente, como los que deambulan. Entonces es muy difícil decir qué es esta toxina”. Desde mayo comenzaron las muertes masivas de los ejemplares, y aunque el Gobierno se ha mantenido en que la cifra de elefantes muertos fue de 281, organizaciones conservacionistas han refutado esta cifra. Un informe de Elephants Without Borders (EWB) estableció que habían sido 356 los elefantes muertos.

Tomado de: Diario El Espectador

LEAVE A REPLY