SHARE

El Gobierno del presidente Donald Trump ha aprobado un plan para abrir el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico, en Alaska, a la exploración y explotación de petróleo, una medida que los grupos medioambientales describieron como un ataque a la población indígena y la fauna y flora de la región.

La decisión anunciada por el Departamento del Interior podría conducir a la adjudicación de concesiones antes de fin de año en todo el refugio de vida silvestre, que cubre 631.800 hectáreas y es hábitat de especies como los osos polares y los caribúes.

Aunque el Congreso designó en 1980 la franja costera de la reserva, en el nordeste de Alaska, para posibles explotaciones petroleras, el Refugio del Ártico, conocido por su biodiversidad como el Serengueti de los Estados Unidos, ha sido territorio vedado para las perforaciones a pesar de los esfuerzos de cuatro décadas de los republicanos por abrirlos a las empresas petroleras.

“El establecimiento de este programa es un hito mayor”, afirmó en una entrevista el secretario del Interior, David Bernhardt. “No es el fin del proceso de arriendos, pero es un hito muy significativo”, agregó.

Tomado de: Diario El Espectador

LEAVE A REPLY