SHARE

El corregimiento de Bitaco, en el departamento del Valle del Cauca, es considerado como una de las zonas más biodiversas de Colombia. A lo largo de las siete veredas que rodean la montaña, y que conforman la reserva forestal del Pacífico, se encuentran 776 hectáreas de conservación en las que habitan cerca de 28 especies de anfibios, 23 de reptiles, 28 de mamíferos y cerca de 772 de flora. Para el Instituto Humboldt es un área de gran importancia en hábitat de aves y para la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) es un ecosistema relevante en la conservación mundial. “Solo podría decir que este territorio es como un paraíso”, así lo describe Nancy Portilla, líder comunal de una de las veredas.

Bitaco tiene 2.500 habitantes y el 70 % de ellos pertenece a la comunidad rural. Cientos de familias campesinas que desde hace cuatro años se pusieron una meta clara: convertirse en guardianes ambientales de la biodiversidad que habitan. Fue así como empezó el trabajo colectivo entre las juntas de acción comunal, la Fundación Agrícola Himalaya y la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, en un proyecto que incentivó la conservación del ecosistema a través de tres frentes principales: el cuidado del agua, la reforestación de bosques y el reciclaje de desechos.

El resultado se materializó tiempo después, luego de la capacitación de expertos en conservación ambiental. “Nos enseñaron cómo teníamos que separar la basura correctamente, la comunidad aprendió de especies de árboles y también del cuidado de las quebradas y del río de Bitaco, que es la reserva hídrica del municipio”, señaló Nancy Portilla. Hoy las comunidades cuentan con orgullo la siembra de 20.983 árboles de especies nativas y siete hectáreas de bosque reforestadas, la disminución en contaminación de quebradas con la implementación de 210 vertimientos de agua y la separación de desechos en los siete puntos ecológicos en cada vereda.

Con el proyecto ambiental, desarrollado de 2016 a 2019, el corregimiento de Bitaco fue reconocido internacionalmente en los Premios Latinoamérica Verde, un galardón que premia anualmente 500 iniciativas socioambientales de Latinoamérica, España y las comunidades hispanas de Estados Unidos y Canadá. Bitaco compitió en la categoría Agua y logró el séptimo lugar entre 2.540 postulaciones del continente. “Este corregimiento hoy es un ejemplo de conservación ambiental porque las comunidades del territorio entendieron que todo lo que hacían tenía incidencia en el entorno y se apropiaron de su territorio con los programas ambientales y sociales”, señaló Carlota Llano, directora de la Fundación Agrícola Himalaya.

Tomado de: Diario El Espectador

LEAVE A REPLY