SHARE

Según el médico veterinario del IDPYBA, una emergencia debe ser tratada de forma inmediata y es importante conocer el comportamiento de los animales.

Los signos de alarma que hay que tener en cuenta son: temperatura muy alta, que supere los 39,5 grados centígrados y que perdure por más de 24 horas, dificultad respiratoria, ahogamiento, sangrados nasales, rectales, urinarios, o síntomas asociados a accidentes, caídas o atropellamientos. Si el animal no quiere alimentarse o levantarse, se le ve decaído y no mejora con el paso de las horas y en casos muy graves no se quieren levantar y están completamente postrados. también es un signo de alarma.

Un accidente o urgencia veterinaria es una situación difícil tanto para el animal como para su cuidador, pues aumenta los niveles de estrés y esto puede dificultar la capacidad efectiva de respuesta ante la situación.

La veterinaria del IDPYBA, Magda Arévalo, recomienda mantener la calma como un factor clave para tomar decisiones que no empeoren a un más el estado de salud del animal.

Los veterinarios del IDPYBA coincidieron en que el botiquín debe contener elementos básicos como: bozal para los perros, guacales para los gatos, vendajes, gasas, suero fisiológico, termómetro, guantes, y no recomiendan almacenar medicamentos. 

A su vez, consideran clave tener a la mano el carné de vacunación del animal y una sábana que servirá como medio seguro para levantarlo y transportarlo a un lugar seguro mientras llega el personal médico o es llevado a la veterinaria.

Tomado de: Sala de prensa Secretaría de ambiente

LEAVE A REPLY