SHARE

Este espécimen se caracteriza por sus colores vivos. Su cuerpo es verde brillante, tiene un parche azul violeta que empieza en la base del pico, pasa por debajo de los ojos y se extiende hasta la parte de atrás de la región auricular, y su cola es de un matiz verde azuloso. Durante el vuelo, los colibríes se pueden mantener suspendidos en el mismo lugar y son las únicas aves que tienen la posibilidad de moverse en cualquier dirección, incluso hacia atrás, gracias a los músculos del pecho y dorso, que son muy desarrollados.  

La velocidad promedio del vuelo de los colibríes es de 50 kilómetros por hora. Además, se caracterizan por ser solitarios y territoriales, y buscar su alimento en las partes altas de la vegetación y jardines con una amplia variedad de flores.  La incubación del colibrí es realizada por las hembras y se da entre los 17 y 18 días. Por su parte, el periodo de cría dura de 20 y 22 días.

Dentro de las principales amenazas a las que se enfrenta esta ave se encuentra la pérdida de hábitat, el ataque por gatos domésticos y ferales, la intoxicación por insecticidas y las enfermedades asociadas a bebederos.  En Colombia, se distribuye a lo largo de las tres cordilleras de los Andes y la Sierra Nevada de Santa Marta. En Cundinamarca, se encuentra en las zonas con rango altitudinal como Sumapaz, Tequendama, Gualivá, Rionegro, Soacha, sabana Centro y Occidente, Ubaté, Guavio, Almeidas y el Distrito Capital, donde es posible apreciarlo en humedales, Cerros Orientales, parques urbanos, jardines e incluso en viviendas en las que anidan sin preocuparse por la presencia del ser humano.

 En caso de que se encuentren con un animal silvestre, las personas deben evitar su manipulación directa, no arrojarle objetos que puedan lastimarlos, no cogerlos para mantenerlos en cautiverio o en calidad de mascotas y no suministrarles alimento de manera forzada.

Tomado de: Sala de prensa Secretaría de ambiente

LEAVE A REPLY