SHARE

Los medios de transporte tradicionales tienen un efecto considerable en la contaminación atmosférica de las ciudades y, por eso, es imprescindible cambiar los hábitos, transformar la forma de movilizarnos y buscar alternativas que ayuden a mejorar la calidad del aire.

Si la ciudadanía adopta hábitos de movilidad sostenible es posible conseguir un mejor aire y una óptima calidad de vida. Utilizar la bicicleta como medio de transporte puede disminuir considerablemente la emisión de contaminantes y generar importantes beneficios para la salud de los biciusuarios.

Bogotá tiene el reto de disminuir los gases efecto invernadero en un 15 % para 2024, objetivo que se puede lograr si los ciudadanos adoptan un compromiso de corresponsabilidad y adquieren nuevos estilos para moverse de manera inteligente:

Las personas que deciden dejar el carro guardado para movilizarse en bicicleta hasta el trabajo reemplazan, en promedio, dos viajes diarios de 15 kilómetros cada uno, lo que contribuye a disminuir también la congestión en la ciudad.

Bogotá, una ciudad líder en Latinoamérica en el impulso de la movilidad sostenible, cuenta con más de 550 kilómetros de ciclorrutas que a diario son utilizadas por ciudadanos para llegar a sus trabajos. Estas personas contribuyen a mejorar la calidad del aire en la capital y disminuyen su huella de carbono.

Tomado de: Sala de prensa Secretaría de Ambiente

LEAVE A REPLY