El parque acuático Inubosaki cerró en el mes de enero y los animales quedaron varados en la pileta de la ciudad costera.

La situación de Honey, un delfín hembra nariz de botella, como decenas de pingüinos de Humboldt y muchos peces y reptiles generó gran indignación en toda la comunidad.

Hasta el momento ex empleados alimentan a los animales, pero no se sabe cuanto tienen de reservas para darles de comer.

Artículo anteriorLas huellas de los dinosaurios, otra opción para el ecoturismo en Mexico
Artículo siguienteEn Brasil Declaran extinto al guacamayo azul que inspiró la película Río